samsung galaxy s10

¿Cuánto ha bajado el precio del Galaxy S10 reacondicionado?

Corría el mes de febrero de 2019 cuando Samsung, uno de los principales referentes en el universo de la telefonía móvil, dio a conocer el Galaxy S10 y a su hermano mayor, el Galaxy S10+. Sin duda, fueron dos teléfonos revolucionarios y que marcaron un antes y un después en la principal línea de gama alta de la marca. ¿El motivo? La ausencia de notch en la parte frontal, cuya cámara quedaba en ella como una isla. Ha pasado el tiempo, pero ambos siguen siendo objeto de deseo de muchos usuarios. Aquí vamos a contarte todo sobre ellos, así como cuál es el precio al que puedes adquirirlos como reacondicionados.

Especificaciones técnicas del Samsung Galaxy S10

Pero, para ir calentando, vamos a hablar de las especificaciones técnicas del Samsung Galaxy S10 y del Samsung Galaxy S10+. Así podrás hacerte una idea bastante aproximada de por qué siguen siendo considerados dos de los mayores referentes de la gama alta en el mercado actual.

Empezamos hablando del Samsung Galaxy S10:

  • Pantalla y resolución. Dynamic AMOLED curva de 6,1 pulgadas en formato 19:9 y con resolución WQHD+ (2560 x 1440 píxeles). Aprovechamiento de la superficie frontal cercano al 98 %.

  • Peso y dimensiones. 157 gramos. El tamaño total del smartphone es de 14,99 x 7,04 x 0,78 cm (largo, ancho, grosor).

  • Rendimiento. Equipa un procesador Samsung Exynos de 8 núcleos con arquitectura de 8 nanómetros acompañado de 8 GB de memoria RAM para un rendimiento óptimo en procesos multitarea.

  • Capacidad de almacenamiento interno. Se puede adquirir con 128 GB y con 512 GB de memoria. A esas cifras se les puede agregar 512 GB adicionales mediante el uso de tarjetas microSD.

  • Cámara principal. De cuádruple sensor. Está formada por un gran angular de 16 MP, por una Dual Píxel de 12+12 MP y por un teleobjetivo de 12 MP. Ofrece resultados casi profesionales.

  • Cámara delantera. Dual Píxel de 10+10 MP.

  • Sistema operativo. Android Pie bajo máscara de personalización One UI.

  • Batería y autonomía. 3400 mAh, suficiente para ofrecer entre 24 y 36 horas de autonomía. Está provista de sistemas de carga rápida y de carga inalámbrica.

  • Seguridad. El teléfono incluye un sistema de reconocimiento facial 2D y un lector de huellas integrado dentro de la pantalla.

  • Sensores adicionales. Brújula, barómetro, giroscopio, proximidad y acelerómetro.

  • Conectividad. WiFi ac, Bluetooth 5.0 y 4G LTE Cat. 20.

Ahora vamos a enfocarnos en el Samsung Galaxy S10+:

  • Pantalla y resolución. Dynamic AMOLED curva de 6,4 pulgadas en formato 19:9 y con resolución WQHD+ (2560 x 1440 píxeles). También aprovecha casi el 98 % de la superficie frontal del dispositivo.

  • Peso y dimensiones. 175 gramos. El tamaño total del smartphone es de 15,76 x 7,41 x 0,78 cm (largo, ancho, grosor).

  • Rendimiento. Posee el mismo procesador Samsung Exynos de 8 núcleos con arquitectura de 8 nanómetros que el S10. Eso sí, se puede adquirir acompañado de 8 GB o de 12 GB de memoria RAM. Esta última opción solo está disponible en la edición especial con carcasa de cerámica.

  • Capacidad de almacenamiento interno. Se puede adquirir con 128 GB y con 512 GB de memoria. La versión de cerámica llega a 1 TB. En cualquier caso, es posible añadir 512 GB más mediante el uso de tarjetas microSD.

  • Cámara principal. Igual que el anterior.

  • Cámara delantera. Igual que el anterior.

  • Sistema operativo. Android Pie y One UI.

  • Batería y autonomía. 4100 mAh, suficiente para alcanzar las 48 horas de autonomía. Incluye sistemas de carga rápida y de carga inalámbrica.

  • Seguridad. Igual que el anterior.

  • Sensores adicionales. Igual que el anterior.

  • Conectividad. Igual que el anterior. Sin embargo, hay una versión actualizada que ofrece la posibilidad de conectarte a redes 5G. Se llama Samsung Galaxy S10 5G.

¿Por qué el Samsung Galaxy S10 es un teléfono especial?

Hay muchos motivos para decir que este modelo, que conmemora el décimo aniversario del lanzamiento del primer Samsung Galaxy, marca un antes y un después. El primero es el aprovechamiento de la superficie frontal. En su momento, ningún smartphone del mercado era capaz de aprovecharla tanto (casi el 98 %). De hecho, al día de hoy, sigue siendo difícil encontrar otros móviles baratos de gama alta que lleguen a esa cifra.

Pero hay más. La supresión del notch delantero para dejar la cámara frontal a modo de isla es algo que la marca probó en el Samsung Galaxy A8s y que ha terminado de perfeccionado hasta el extremo en este modelo. A eso hay que añadir la combinación de cristal y metal en los marcos, que han sido reducidos a su mínima expresión, y la curvatura de la pantalla.

Por su parte, para ‘adelgazar’ al máximo el dispositivo, el sensor de huellas se ha incluido dentro de la propia pantalla. Este se encuentra acompañado por lo último en tecnología de reconocimiento facial. Su CPU, gracias a su sistema de procesamiento neural, es otro avance significativo. Por si fuese poco, este teléfono se puede usar a modo de batería externa. Gracias a la tecnología de carga inalámbrica, es posible recargar la autonomía de cualquier otro dispositivo electrónico que también la posea (smartwatches, otros móviles, reproductores de música, etc.).

También hay que decir que su cámara principal se aproxima bastante a la equipada en el Huawei Mate 20 Pro, considerada durante mucho tiempo la mejor del mercado. Menciones especiales merecen los sistemas HDR+ y las herramientas de software asociadas a ella, que permiten sacarle el máximo partido.