¿Cómo elegir un procesador de alimentos ?

Cocinar puede ser una tarea tediosa. De hecho, si de lo que se trata es de preparar recetas complejas, también puede convertirse en una labor bastante compleja. Por ello, contar con un procesador de alimentos en la cocina es tan útil. Con él te asegurarás de preparar cualquier plato de forma correcta en muy poco tiempo. Desde Back Market vamos a contarte todo lo que debes saber a la hora de elegir.

procesador de alimentos reacondicionados

Pero ¿qué es exactamente un procesador de alimentos?

Un procesador de alimentos es lo que popularmente se conoce como robot de cocina. Se trata de un electrodoméstico que cuenta con utensilios para picar, batir, moler, cortar, amasar, calentar y emulsionar los alimentos. Solo hace falta sustituirlos según la tarea a realizar, programar el dispositivo desde su panel de control o, incluso, desde una app móvil y dejar que haga el trabajo por ti. Así de fácil.

Procesadores de alimentos reacondicionados

¿Qué ventajas ofrece un procesador de alimentos en la cocina?

Los procesadores de alimentos ofrecen una gran cantidad de ventajas a sus usuarios. Estas son las más importantes:

  • Ahorro de tiempo. Puede que, para preparar unas lentejas, un puchero o un plato de carne guisada necesites un par de horas utilizando utensilios de cocina convencionales. Pero, con un procesador de alimentos, tardarás mucho menos. Solo tendrás que introducir los ingredientes en las proporciones indicadas por el aparato y hacer otras cosas mientras se ocupa de preparar la receta.
  • Precisión total. Las recetas quedarán perfectas. Como decíamos antes, el procesador de alimentos trabaja con las cantidades exactas de cada ingrediente, por lo que no hay espacio para cometer errores.
  • Apto para todo tipo de recetas. No importa si quieres preparar aperitivos, guisos, platos principales o postres. Estos dispositivos son extremadamente versátiles y se adaptan a todo tipo de recetas.
  • Olvídate de hacer comida de más o de quedarte corto. El procesador de alimentos te indicará la cantidad de ingredientes que debes agregar en función del número de comensales que va a sentarse a la mesa.
  • Muy fácil de usar. Tampoco es relevante si tienes experiencia en la cocina o si, como se dice vulgarmente, no sabes ni cómo hacer un huevo frito. Los procesadores de alimentos son válidos para todo tipo de usuarios.

Entonces ¿qué debes tener en cuenta al elegir un procesador de alimentos?

Ahora bien, no todos los procesadores de alimentos son iguales. Por ello, para asegurarte de elegir el adecuado para ti, has de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Tamaño. ¿Vas a guardar en un mueble el procesador de alimentos cuando no lo uses o lo vas a tener siempre a la vista? En cualquier caso, debes considerar el espacio disponible en la encimera o el armario de la cocina en el que lo quieres guardar para asegurarte de que quepa y no estorbe.
  • Peso. Otro aspecto importante si vas a mover el dispositivo de un sitio a otro cuando lo uses. No es recomendable que supere los 5 kg.
  • Capacidad. Aquí entrará en juego el número de personas para el que suelas cocinar, si te gusta preparar comida de más para guardarla en tuppers y llevártelos luego al trabajo, etc. Además, debes considerar el tipo de alimentos que sueles cocinar. Por ejemplo, si el depósito es muy pequeño, no podrás introducir calabazas o piñas enteras, por lo que tendrás que trocearlas previamente.
  • Ruido. Cuanto menor sea, mejor. Si es muy alto puede molestarte a la hora de realizar otras tareas mientras usas el procesador de alimentos.
  • Seguridad. Los procesadores de alimentos cuentan con cuchillas y otros elementos de corte. Además, son bastante pesados y se pueden caer. Por ello, sobre todo si hay niños en casa, deben contar con patas antideslizantes y cierres herméticos.
  • Facilidad de limpieza. Lo ideal es que la mayoría de utensilios del procesador de alimentos se puedan introducir en el lavavajillas. Claro, que si no tienes uno, esta cuestión es menos relevante. Sin embargo, siempre debes elegir uno que posea el mayor número posible de piezas de acero inoxidable u otros materiales metálicos de calidad resistentes a la corrosión.
  • Panel de control. Suele estar formado por una pantalla táctil o convencional con botones. Debe permitirte elegir cada programa de forma rápida y cómoda, así como visualizar las cantidades de los ingredientes necesarios en cada paso, el tiempo restante de cocción, etc. Los mejores procesadores de alimentos disponen de conectividad WiFi o Bluetooth para controlarlos desde un teléfono móvil.
  • Número de accesorios. Cuantos más posea de serie, mayor variedad de recetas podrás hacer desde el primer momento y más dinero ahorrarás. Ten en cuenta que pueden ser caros si se compran aparte.

¿Es buena opción comprar un procesador de alimentos reacondicionado?

Claro que sí, pero vamos a ver por qué. El principal hándicap que muchos usuarios encuentran a la hora de comprar un procesador de alimentos nuevo es el precio, que suele ser bastante más elevado que el de cualquier otro utensilio de cocina. Es normal teniendo en cuenta la variedad de funciones que realiza.

Por otro lado, si echan un vistazo al mercado de segunda mano, se dan cuenta de que no les ofrece las garantías que necesitan para hacer una inversión importante como esta. Los procesadores de alimentos reacondicionados ofrecen una solución intermedia a ambas cuestiones.

Un procesador de alimentos reacondicionado no es más que un dispositivo que, tras haber tenido una primera vida útil, ha llegado a manos de un equipo de técnicos cualificados y especializados que se ha ocupado de reparar sus fallos y averías, de sustituir sus componentes deteriorados y, en definitiva, de devolverlo a un estado muy parecido al que tenía en el momento de salir de la fábrica por primera vez. Este proceso hace que pueda volver a ponerse en venta a un precio de entre un 30 % y un 70 % inferior al que tendría si fuese nuevo.

En Back Market, además de permitirte disfrutar de ese importante descuento, encontrarás procesadores de alimentos con 2 años de garantía y 30 días de derecho de desistimiento. Es decir, con las mismas coberturas que si fuese nuevo. Además, se trata de una opción responsable con el planeta. Y es que, al comprarlo, le ahorrarás una buena cantidad de residuos electrónicos contaminantes y de difícil eliminación.

Por Blanca, Autora de la guía de compra Back Market ES

De día es Brand Manager en Back Market España y se ocupa de todo el blábláblá con ñ. En su otra vida es experta en teclados, ya sea para jugar a ser escritora o hacer homenajes a Camela o Beethoven (por separado, de momento).

¿Te ha parecido útil este artículo?